Alemania no está dispuesta a ceder el liderato

Alemania llegaba a su partido tras la goleada de España a Finlandia que la había situado líder de grupo. Si bien parecía

Alemania

Alemania llegaba a su partido tras la goleada de España a Finlandia que la había situado líder de grupo. Si bien parecía que este encuentro se antojaba mucho más disputado que el primero, por la categoría de las jugadoras en plantilla, nada más lejos de la realidad. El partido fue de una clara superioridad alemana de principio a fin, dominando el tiempo del partido y generando una sensación de ahogo en su rival.

El partido que planteó el conjunto bávaro es de pura escuela alemana: contrapresiones encimando mucho a balón y apretando primeras conexiones con una agresividad brutal, la conocida por la escuela alemana de fútbol como ‘gengenpressing’; transiciones muy agresivas y cargar el área con muchas futbolistas. Por el contrario Dinamarca planteó un bloque medio con el que no consiguió taparse ni la cabeza, ni los pies; puesto que ni era los suficientemente agresiva para recuperar en campo contrario o al menos dificultar la salida; ni tampoco fue capaz de arroparse medio campo para proteger su portería de las llegadas de Alemania.

Alemania

Alemania siendo muy agresiva en la presión y con una Dinamarca que, desde el inicio se le veía sufrir para salir jugando, era capaz de llegar alguna vez. Su esquema de 3 centrales y 2 carrileras le permitía incorporar a Svava a acciones de ataque con el balón en el perfil derecho, llegando sola ya que central y lateral diestras de Alemania iban a cerrar a las jugadoras que llegaban por dentro. A pesar de dar alguna señal de existir ese resquicio para hacer daño a Alemania, este no se materializó y fue perdiendo presencia a lo largo del encuentro. El esquema de 3 centrales no consiguió mejorar nada la defensa de área del conjunto danés, las delanteras alemanas se anticipaban constantemente a centros laterales y rechaces, no en situaciones en las que una de las 3 centrales saliese, no, incluso con la línea de 5 bien plantada. Finalmente Alemania se adelanta con un gol de Magull proveniente de una buena presión y un robo muy peligroso.

La frustración de no poder salir jugando y que todos los duelos, cuando jugaban en largo, se los llevaban las centrales alemanas, sobre todo Hegering, que se mostró absolutamente colosal en la defensa; fue mermando mucho la moral danesa. Si bien es cierto que los 35 primeros minutos fueron de una superioridad absoluta alemana, el marcador no había aumentado, se mantenía 1-0 y Dinamarca tuvo en los últimos minutos de la primera parte un conato de despertar, con alguna llegada que desperdiciaron por excesiva precipitación, fruto de la frustración del encuentro. Parecía que Alemania había bajado físicamente acusando el gran esfuerzo de la presión tan intensa.

Alemania
Fuente de la imagen: Getty Images

Dinamarca

Dinamarca parecía haber pasado lo más duro del encuentro y tan solo haber llegado con un gol de diferencia a la segunda parte. Sin embargo, esto solo fue un espejismo. Alemania volvió a imponer su presión y las centrales Alemanas disipaban cualquier peligro en balones largos o despejes. Al poco tiempo de comenzar la segunda parte, minuto 57, llega el segundo de Alemania en un córner donde la portera danesa mide mal, sale a despejar sin llegar a tocar el esférico y concede el segundo en un remate de Schüller. Este gol significa un duro golpe para una Dinamarca, ya muy tocada a nivel anímico. Dinamarca sigue acusando esta pasividad en la defensa de área y para colmo, en una falta llega el tercero; un centro que la jugadora alemana puede golpear con mucha facilidad de cabeza para asistir a una Lattwein absolutamente libre de marca, que remata a placer dentro del área.

El partido lo sentencia Alemania

El partido lo sentencia Alemania con un 4º gol, como no podía ser de otra forma, derivado de otra falta de contundencia de la zaga de Dinamarca. Un balón por alto, la central sale de posición para ir a la disputa, la pierde, la atacante alemana Sidney Lohmann consigue peinar a su compañera, que tras el toque corre para castigar el espacio liberado por la central fuera de posición, su compañera se la devuelve y asiste para que Popp remate a placer en el área pequeña.

En el conjunto alemán cabe destacar el nombre de Lina Magull que cuajó un partido espectacular aportando 1 gol y 1 asistencia. La jugadora alemana fue nombrada MVP del partido. Además, otro nombre que no acaparó tantas luces, pero que hizo un partido espectacular fue la central del Bayern Marina Hegering con 1/1 en duelos aéreos, 4/5 en duelos por el suelo, 2/3 en tackles y un acierto en el pase del 86%.

La selección alemana y la española se medirán en la próxima jornada del grupo; donde se decidirá quien se quedará el liderato a falta de una jornada. Ahí podremos contextualizar algo más los resultados tan abultados de ambas selecciones y conocer el nivel real de los equipos. Será un partido apasionante.

FICHA TÉCNICA:

XI Alemania: 1 Merle Frohms GK, 3 Kathrin-Julia Hendrich, 5 Marina Hegering, 6 Lena Oberdorf, 7 Lea Schüller, 9 Svenja Huth C, 13 Sara Däbritz, 15 Giulia Gwinn, 17 Felicitas Rauch,19 Klara Bühl, 20 Lina Magull.

XI Dinamarca: 1 Lene Christensen GK, 3 Stine Pedersen, 4 Rikke Sevecke, 7 Sanne Troelsgaard, 10 Pernille Harder C, 11 Katrine Veje, 13 Sofie Junge Pedersen, 17 Rikke Madsen, 19 Janni Thomsen, 20 Signe Bruun, 23 Sofie Svava.

Goles:

Lina Magull (1 – 0) 21´

Lea Schuller (2 – 0) 57´

Lea Lattwein (3 – 0) 78´

Alexandra Popp (4 – 0) 86´


Alemania
Alemania
defaltadirecta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: